Details

Cuando un niño va a ver un partido de su equipo, jueguen a lo que jueguen, lo que quiere es poder captar la atención de alguno de los deportistas porque ellos los han ascendido a la categoría de casi héroes aunque luego se den cuenta de que simplemente son profesionales de un deporte en especial.
Por eso, después del encuentro, o antes o durante, intentan acercarse a ellos. Algo que hizo el pequeño Liam Fitzgerald de 8 años con los jugadores del equipo de hockey Boston Bruins.

Ataviado con la gorra y la sudadera de su equipo preferido, uno de los clubes con mayor tradición en hockey sobre hielo, se coloca cerca del pasillo por donde pasan los jugadores para poder hacer el gesto típico de chocar los nudillos.

Esto es lo que ocurre cuando los jugadores pasan por su lado… (543)

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*